miércoles, 2 de febrero de 2011

Precios de materias primas alcanzan niveles históricos



En 2008 los principales commodities que se transan en el mercado internacional como cereales, aceite, leche y carne, registraron picos históricos en sus precios los cuales, debido a la crisis financiera mundial, marcaron un fuerte descenso durante los dos años siguientes.

Nuevamente escalaron y en diciembre de 2010 los precios de las materias primas en el mercado internacional alcanzaron su nivel más alto de los últimos años. La razón: incremento en la demanda de economías emergentes y restricción en la oferta de los países productores, que se han visto afectados por diversos efectos del clima.

Esta situación ha encendido las alarmas de los países cuyas economías dependen de la importación de alimentos. Venezuela no escapa a esta situación, pues en un escenario donde las importaciones básicas se encarecieron 65% debido a la devaluación, y en el que la producción interna se encuentra en recesión, el panorama se torna complicado. Más aún cuando el Gobierno señala que elevará las importaciones.

La Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) en su informe Perspectivas Económicas y Sociales de diciembre de 2010 advierte que "los últimos episodios de volatilidad extrema de los precios en los mercados agrícolas mundiales presagian mayores y más frecuentes amenazas a la seguridad alimentaria mundial".

Señala que el aumento en la volatilidad de los precios está siendo ocasionada por fenómenos meteorológicos extremos; mayor dependencia en el comercio internacional para satisfacer las necesidades alimentarias; y aumento en la demanda de productos de otros sectores, como el energético.

Los precios elevados son una amenaza para la seguridad alimentaria de los países en desarrollo, y advierte que el impacto será mayor en los pobres "que llegan a gastar hasta 70% de sus ingresos en alimentos".

Rubro a rubro

De acuerdo con el reporte de Apoyos y Servicios a la Comercialización Agropecuaria (Aserca), que muestra el comportamiento de los precios internaciones de las materias primas, al 13 de enero reflejó que los futuros del maíz amarillo alcanzaron su mayor nivel en los últimos dos años y medio, cotizándose entre 244,87 dólares la tonelada y 267,11 dólares.

El informe señala que los inventarios de este importante cereal se colocaron en el nivel más bajo de los últimos 15 años.

Los precios del trigo registraron variación al alza la semana pasada, para cerrar el pasado jueves entre 296,89 y 355,50 dólares la tonelada.

El pasado 3 de enero la tonelada de trigo oscilaba entre 310,30 y 313,42 dólares en el mercado foráneo.

La producción de trigo se ha afectado en países como Australia y Estados Unidos donde las inundaciones y las bajas temperaturas han mermado los cultivos del cereal.

Otro rubro cuyo precio se disparó esta semana es la soya, de la cual Venezuela importa más del 70% del consumo.

Los futuros de la soya cerraron al alza llegando a su nivel más alto de los últimos dos años, con una cotización de entre 502,65 y 538,66 dólares la tonelada.

El valor del arroz en el mercado internacional entre enero y diciembre ha tenido variaciones hacia arriba y hacia abajo, cerrando la semana pasada al alza entre 495 y 617,29 dólares la tonelada.

Los precios internacionales del café retrocedieron esta semana para cerrar en 215,50 dólares la tonelada en el caso del Arábiga de Brasil, mientras que el grano colombiano cerró en 288,52 dólares la tonelada.

Vale destacar que Venezuela importó más de 600.000 quintales de café durante 2010.

Las expectativas

Las previsiones de los analistas y de la FAO, es que los precios de las materias primas en el mercado internacional se mantendrán en alza durante todo el año 2011.

El incremento de los precios internacionales aunado al efecto que tiene la devaluación tendrán serios impactos sobre los costos de producción local de los alimentos.

Para evitar revisar los precios regulados, exigencia del empresariado tras la devaluación, el Estado prevé incrementar las importaciones tanto de alimentos como de medicinas.

Esta medida implicaría también un mayor costo fiscal para el país, puesto que las importaciones que realice el Estado ya no serían al cambio de 2,60 bolívares por dólar sino a la paridad de 4,30 bolívares.

Enlace : http://www.sudamericarural.org/index.php?nw=92&mc=43&d=%C2%BFQu%C3%A9%20pasa?&cod=759&iu=1170